Mozo, hay un zombie en mi sopa.

by

Dejémonos ya de pavadas y volvamos a lo que importa a todos: los zombies. Desde hace meses que nuestro querido amigo, el Dr Jorge “Chirola” Romero, experto zombielogo, lucha desde el pequeño poblado de “Prostitutas y Provisiones” por los derechos no-humanos de la minoría zombie.

Con el “Día Internacional del Zombie” pisándonos los talones (NdeR: este informe fue terminado el día 09/03/11 pero tras una breve visita de la AFIP fue extraviado junto a otros también poco importantes papeles hasta el día de la fecha), los dejamos aquí con la opinión de “Chirola” y de nuestros expertos panelistas; Al “el gordo” Gore, Adolf Hitchcock, Sigmund Freddo, William Tanner, Michael Lanata, Elvis Castelo y Max Gelblung.

 

Zombies, el principio del fin.

Al "el gordo" Gore

 

 

 

 

 

 

Por Al “el Gordo” Gore: Dr en Escatología graduado de EUOM (Escatologic University of Morón) y asiduo panelista de “Plan A”.

 

Muchos oyentes me han preguntado en mi programa radial “Se viene el estallido” (martes a miércoles de 3 a 3:30 a.m por Radio Universidad) si yo pensaba que ya era hora de entregarse al pánico y darse las cabezas unos con otros (sic). La respuesta es, naturalmente, que sí.

El holocausto zombie desencadenado en “Prostitutas y Provisiones” no es más que el comienzo de una larga serie de hechos que terminará irrevocablemente con la especie humana como la conocemos. Digo “como la conocemos” porque nada me hace pensar que los seres humanos se extinguirán definitivamente ya que, como cualquier sujeto versado en materias como teoría del caos y escatología moderna sabe, lo más probable es que mutemos en una extraña raza de seres polimorfos con habilidades psíonicas y demás boludeces.

Como sea, escuchen mi programa.

 

Al Gore predijo el comienzo del fin, aún antes de saber del tsunami en Japón.

 

Son ellos o nosotros

Adolf Hitchcock

 

 

 

 

 

 

Por Adolf Hitchcock: crítico de cine, diputado del PRO, simpatizante del  partido Nazionalesocialisten y fanático de Juanes.

 

Los hechos acontecidos en “Prostitutas y Provisiones” me recuerdan mucho a una película que me hacían ver de pequeño en el kindergarten. En ella un grupo de jüdens tomaba posesión de un pequeño pueblecillo aislado de la sociedad, no se adaptaban al estilo de vida del lugar, se sentían excluidos y terminaban aceptando los trabajos poco calificados y mal remunerados como naturalmente les correspondía por su condición de inferiores. Finalmente, ya cansados de la vida que el mismísimo Dios les había destinado, devoraban los capitales y los cerebros de los inocentes arios.

En el nudo argumental de la película el debate se centraba en qué hacer con la plaga invasora (ya que no les cabía otra denominación) y las propuestas iban desde la plena aceptación de los “diferentes” hasta la aniquilación total de la raza parasitaria. Finalmente se decidió una medida conciliadora entre las dos extremas vertientes, es decir; convertirlos en jabón para la ropa.

La película dirigida por Helmut  Kroll se llamaba “Der Strüden Jüden” y planteaba lisa y llanamente y de manera imparcial el problema de la aceptación de lo distinto como parte de nuestra vida. Problema que como tal no tiene cabida desde la realización de mencionada película, ya que queda más que claro que esta aceptación se da manera natural al hacer algo productivo de ellos, transformando estos problemas en bienes de consumo que ingresen en el proceso productivo.

Quien quiera leer aquí la solución a la problemática zombie que aqueja Prostitutas y Provisiones es libre de hacerlo.

¡Aufwiedersehen!


Por obvias razones, no quedaron ni rastros de la película de la que nos habla Adolf. Aquí una sugerencia del Staff de Cucas.

 

Objetos transicionales en la vida anímica del zombie

Sigmund Freddo

 

 

 

 

 

 

Por Sigmund Freddo: psicozombielogo, creador del método de análisis del zombie y subscriptor de la revista Maxim desde 1983.

 

Ya he explicado en otra ocasión que la actitud devoradora del zombie está íntimamente ligada con el proceso sublimatorio ¿Podemos entonces  acharcarles esta para nada caprichosa obstinación en alimentarse de seres humanos? Sería como reprocharle a un púber de 15 años la actividad masturbatoria, no porque ello tenga algo que ver con la sublimación, sino porque es un hecho absolutamente natural.

Pues bien, lo acontecido en “Prostitutas y Provisiones” nos viene al pelo en las manos para esbozar un nuevo intento hacia la comprensión del zombie y sus motivaciones, lo que nos acercará más aún a la sana convivencia entre las especies. Ya he explicado algunos de estos conceptos en el artículo titulado “Introducción a la zombielogía” (Amorrurtu, 2010, Península de Valdéz) pero quisiera añadir aquí la noción de objetos transicionales a lo ya expuesto anteriormente.

La transformación que va desde la condición humana hacía la nueva perspectiva zombie trae aparejada consigo no pocas consecuencias psíquicas como bien habrán podido comprobar quienes hayan sido devorados por zombies hambrientos. Se produce entonces en el sujeto zombie una escisión de su psique entre la humanidad primaria y el despertar de los instintos antropófagos propios de su nueva condición. Para que el sujeto zombie no se quiebre bajo el peso de su propia psique se le ofrece entonces una zona intermedia donde se ubicarían los objetos transicionales. Estos objetos (simbólicos) son recreaciones subjetivas de deseos primeramente reprimidos. Hablando en cristiano: cerebros.

Al parecer se produce en un primer momento dentro del sujeto zombie una contradicción insoluble que lo paraliza ya que aún sobreviven vestigios de su antigua condición humana, negándose así a la ingestión de cerebros humanos (cerebro MALO, en terminología Kleiniana). De permanecer esta parálisis primigenia el sujeto moriría de hambre. Es aquí donde entra el juego el área ilusoria (“zona intermedia de experiencia”). Mientras resuelve esta contradicción inherente a su nuevo estilo de vida (cuestión de tiempo nomás) el sujeto zombie crea y recrea mediante su capacidad de amor o necesidad aquel primer deseo de ingestión cerebral reprimido (cerebro BUENO). Estas formaciones ilusorias proveen poderosos elementos para el proceso sublimatorio posterior (ya explicado en otra ocasión) que, de ser llevado por los cauces habituales, derivará en la normal y saludable formación del sujeto zombie.

Está más que claro.

 

Así nos ven los zombies a los seres humanos...

 

Los mismos prejuiciosos de siempre

William Tanner

 

 

 

 

 

 

Por William Tanner:  científico graduado del MIT, agente imperialista, republicano, fanático del Call of Duty y de Justin Bieber.

 

Lo primero que hice al enterarme de la “desgracia” ocurrida en “Prostitutas y Provisiones” fue enviar el siguiente twitt a mi colega Colin Powell:

@colPOWERRR jaja cualquiera lo que paso en Prostitutas, Col… y vos que querías comprarte un terrenito ahí #PrayForProstitutas

Con esto quiero decir que aquí no estábamos ni enterados del asunto. Sin embargo, inmediatamente los ojos del mundo se posaron en los E.E.U.U… Claro, si ocurre algún incidente involucrando zombies la culpa la debe tener Estados Unidos ¿no?  Si encuentran un laboratorio secreto debajo de “Prostitutas y Provisiones” experimentando con armas químicas debe ser de la C.I.A, no del Mossad, del MI6,de la KGB o de la SIDE ¿no? Si encuentran una bandera con franjas rojas y blancas en el laboratorio tiene que ser la de E.E.U.U y no la de Liberia ¿no? Si encuentran un cuadro de un pelado canoso tiene que ser de George Washington y no de Carlos Bianchi ¿no?…

Pero díganme, con una mano en el corazón ¿Qué interés puede tener los Estados Unidos en desarrollar armas químicas para invadir medio oriente y quedarse con todo el petróleo del mundo? ¿eh?

Cuanto prejuicio hay hoy en día.

 

¿Serán los famélicos liberianos los causantes de la debacle zombie? Mmm...

 

La crisis de “Prostitutas y Provisiones” como analogía de la crisis política argentina

Michael Lanata

 

 

 

 

 

 

Por Michael Lanata:  analista político, documentalista, gorila, aficionado de los deportes extremos y al canal “El Gourmet”.

 

Lo que está ocurriendo hoy en “Prostitutas y Provisiones” no hace más que echar luz sobre la realidad socio política en la que vivimos los argentinos desde, digamos, 1945 en adelante. En aquellos años se dividían las aguas de la política argentina en dos vertientes claramente delimitadas: los peronistas y el resto del universo. Esta escisión bipolar inherente a la mentalidad occidental nos fue legada por Platón y retomada en el siglo del cambalache por el General Juan Domingo Perón. Se podrá discutir largo y tendido sobre la  legitimidad y honorabilidad de sus fines, lo que no podemos desconocer es el pesado lastre que nos ha dejado el muy hijo de puta.

En el año 1973 yo era apenas un adolescente que me debatía entre mis ganas de ponerla y mis ganas de cambiar el mundo. No sé cuál de esas dos intenciones me llevó a unirme a Montoneros, pero lo cierto es que cuando J.D  aterrizó en Ezeiza yo estaba ahí, aprovechando el amontonamiento para ver si rozaba alguna teta o apoyaba algún culo. La cosa es que el General bajó del avión y como si fuera Paul McCartney nos ninguneó a todos los Montoneros. Ahí me di cuenta de que Juan Domingo estaba gagá y que se había juntado mucho con Franco. Y después me di cuenta de que me estaban disparando los sindicalistas, que también eran peronistas.

Pero, ¿a qué viene todo esto? Ahora, habiendo pasado ya mucho tiempo, creo que el General nunca estuvo tan lúcido como en ese momento. Desde el exilio pudo ver como el monstruo que él había ayudado a crear se devoraba al país. Al volver, quiso aliarse a la derecha, volver a la época de bonanza donde el poder lo tenía la elite ganadera, dirigencial, los oligarcas y no el pueblo. “Porque el pueblo” le dijo Franco mientras ponía en jaque a Juan Domingo moviendo el caballo como un alfil “el pueblo no sabe qué hacer con el poder, mejor es hacerlos hacer lo que uno quiere que hagan y que se crean que es lo que ellos quieren hacer”. Perón reflexionó, volvió al país y se murió.

El espectáculo al que asistimos en “Prostitutas y Provisiones” es una especie de lección de historia del peronismo de los primeros años. El zombie se comporta como un peronista; no distingue la presa, solo ve en el otro a un no peronista y lo liquida. Obedece ciegamente los dictámenes superiores en pos de un supuesto bien común, pseudo socialista, pero no ve que la aniquilación del otro, del pensamiento diferente es la aniquilación de la sociedad también.

¿Y qué pasará en cuando ya no queden más que peronistas?, ¿y qué pasará en “Prostitutas” cuando ya no queden más que zombies? Lo que ocurrió en Ezeiza en 1973… En este caso, no será ningún problema, ya que la situación zombie se resolverá sola, pero como ven, el peronismo lleva a la destrucción de la sociedad.

Lo dejamos ahí…

 

1973: Sindicalistas histéricas esperan la llegada del General Perón en Ezeiza.l

 

El zombie, el mejor amigo del hombre

Elvis Castelo

 

 

 

 

 

 

Por Elvis Castelo:  cantautor, militante K, presidente de la Asociación Argentina de Filatelia.

 

Volvía yo de una gira por el conurbano bonaerense de presentar mi último disco “Salsa y merengue nacional” y no más llegar a Capital me encuentro con un embotellamiento en Panamericana y con el Clarín que titulaba, sin medias tintas, “CRISIS EN PROSTITUTAS Y PROVISIONES: LA PRESIDENTA TENDRÍA LA CULPA POR HABER REALIZADO UN EXTRAÑO RITUAL  BOUDOU PARA REVIVIR AL BIZCOCHO”.

Ni que decir que ahí nomas ofrecí mis servicios a Kristina, que inmediatamente me envió a “Prostitutas y Provisiones” junto a León Gieco, Víctor Heredia y Montaner a encabezar un acto conmemorativo a las víctimas de la vorágine zombie.

Ni bien llegar al poblado y traspasar los vallados de cuarentena, los prostitutences nos recibieron a mí, a León y a Victor Heredia con adoraciones propias de las que son ofrecidas a los dioses. No quiero decir que lo seamos, pero así nos recibieron. Montaner bajó en el km 45 de la Ruta 9 a orinar y nos lo olvidamos ahí.

La cosa es que más que canciones y actos políticos los prostitutences nos pedían comida, bebida y “sálvennos por favor”, sin embargo bien que disfrutaron del espectáculo.

Si me preguntan a mí, el zombie es de lo más simpático. Mientras estuvimos en “Prostitutas” ninguno se sobrepasó con nosotros. Un poco nada más cuando vino Patricia Sosa y le quisieron morder una pierna, pero los muchachos de seguridad los hicieron entrar en razón.

Como artista comprometido que soy tengo que decir que el zombie es un sector social excluido injustamente, que León Gieco debería escribir más canciones que denuncien su situación y que debería haber más planes trabajar para ellos que, por lo menos, si son argentinos.

 

 

Los zombies también tienen derecho a su Plan Trabajar y están analizando la posibilidad de piquetes (y no de ojos precisamente)

 

¿Por qué conmemoramos el día del zombie?

Max Gelblung

 

 

 

 

 

 

Por Max Gelblung: conductor radial y televisivo, ¿periodista?, facho, fanático de C5N y de Shakira.

 

El día del zombie, que boludez por dios. ¿Ahora resulta que tenemos que celebrar a cada minoría social? Está bien, ya que estamos festejando boludeces pongamos “el día de la mujer” también… ¿Cómo?, ¿Qué ya existe? Como despilfarramos los fondos de los que honestamente la juntan en pala…

El otro día hablé en mi programa con el líder del movimiento zombie de “Prostitutas y Provisiones”, ¿saben lo que dijo? Nada, no se le entendió absolutamente nada. Estuvo como 5 minutos emitiendo unos sonidos guturales incomprensibles (yo creo que era guaraní) y con lo caro que está el minuto televiso… Sin embargo medimos como 25 pts de rating en ese momento. Ahí nomas la producción lo fue a buscar a Prostitutas y lo metieron en la casa de Gran Hermano donde ya se bajo a dos de las trolas esas y se comió al hermafrodita.

En definitiva, ¿Por qué conmemoramos el día del zombie?, ¿por qué es feriado el día del zombie?, ¿es necesario que los recodemos? No lo sé, no lo sé…

Pero para mí que no.

 

¿Otro día feriado que se aprovecha como excusa para nuevos actos políticos? "Diste en el blanco, pero no digas nada" parece decir la Cris.

 

Derechos de las minorías: un debate que lleva más de 5000 años.

Jorge "Chirola" Romero

 

 

 

 

 

 

 

Por Jorge “Chirola” Romero: fundador de la Universidad de Zombielogia de Peninsula de Valdez, titular de la cátedra de Historia Universal Paralela,  activista en pos de los derechos No-Humanos, autor del libro ”Trostkismo y zombielogía: las utopías del siglo XXI”.


Meterse en el debate por los derechos de las minorías es meterse de lleno en la historia de la humanidad. Ya en el año 1300 antes de nuestra era, Tutankamon le escamoteaba a sus trabajadores judíos el derecho a huelga, a los dos días de franco semanales, a vacaciones pagas, obra social y hasta el salario. Hasta aquí hablamos de derechos laborales, pero luego, lisa y llanamente decidió privarles la vida.

Todo esto no nos es extraño; aún hoy en los albores del siglo XXI observamos actitudes retrógradas en cuanto al derecho de los demás a existir. Si, a existir, porque cuando elegimos obviar los derechos de las minorías, sean estas sexuales, étnicas, religiosas, futbolísticas o, como en este caso, sobrenaturales, estamos negándoles el derecho a la vida digna, obligándolos a sobrevivir en la clandestinidad.

Ayer fue la ley de matrimonio homosexual, hoy,  lo ocurrido en “Prostitutas y Provisiones” ha puesto este debate en la agenda nuevamente. De nada sirve esconderlo bajo la alfombra: los zombies son una realidad que no podemos evitar. Ahí están, paseándose por las calles, usando las mismas plazas que nosotros usamos, alimentándose de cerebros humanos, ¿Acaso somos tan diferentes?, ¿acaso no respiramos el mismo aire, tenemos los mismos anhelos, bebemos del mismo agua?, ¿acaso no nos conmueven las mismas cosas?

Las diferencias siempre existieron y existirán, pero allí donde las encontramos, vemos que son insignificantes en relación a lo que nos une. Por eso, votemos por la aprobación de los derechos del zombie y del matrimonio zombie.

Hagamos de Argentina el primer país Zombie-Friendly.

 

Zombie Friendly, no Gay Friendly dijimos, Negro...

 

 

 

Anuncios

2 comentarios to “Mozo, hay un zombie en mi sopa.”

  1. robertoperfumo Says:

    Sabido es que cada medio que trató de poner en el tapete últimamente la tragedia zombie ocurrida en Prostitutas y Provisiones fué bloqueado y perseguido por Moyano y sus amigos.
    Sin embargo en otra demostración de valentía nuestro propio Rodolfo Walsh, es decir, el querido Richard Goodman se puso los pantalos largos y denuncia aquí esta impresentable y burda maniobra del imperialismo.
    Goodman denuncia sin esperanza de ser escuchado, con la certeza de ser perseguido, pero fiel al compromiso que asumio hace mucho tiempo de dar testimonio en momentos difíciles.
    Seguramente recibirá ud. todos los honores y el reconocimento que merece (aunque seguramente muchos años después de su asesinato).

    • rickygoodman Says:

      Como siempre Roberto, tus palabras me dan ánimo para seguir buscando la verdad de la milanesa, aunque esta se encuentre rebosada, ya no de pan rallado sino de encubrimientos, complots y árbitros comprados por 30 monedas de plata.

      Suyo.

      R.Goodman

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: